8 queserías especiales que merece la pena visitar

El queso está de moda. Siempre ha sido un producto popular, pero en los últimos años ha vivido un resurgimiento importante que ha llevado a la apertura de tiendas de venta de queso en muchas ciudades. Y esto ha llevado a una recuperación de la cultura quesera. Estas nuevas tiendas ya no sólo venden sino que crean cultura, explican, te hablan de productores, de razas de vacas o de ovejas, de valles remotos y de producción artesana. Poco a poco Madrid, Barcelona, San Sebastián, A Coruña, Lugo o Medina del Campo han visto cómo nuevos templos del queso abrían sus puertas con un enfoque militante, tratando no solamente de vender sino de crear defensores del queso en cada comprador. Hoy nos acercamos a 8 queserías especiales que merece la pena visitar.

Porque para que todas esas tiendas de quesos existan tiene que haber otros lugares, alejados de las ciudades, en los que alguien haga una apuesta de vida, decida trabajar con un respeto absoluto al producto y consiga que de su obrador salgan piezas que muchas veces son una auténtica delicia. Por eso vale la pena acercarse a conocer esas queserías y a charlar con los queseros. No todas ofrecen visitas, pero si contactas con ellas la mayoría buscarán un momento para recibirte y contarte algo sobre su forma de ver el mundo.

Granja Cantagrullas (Camino del Calvario, s/n. Ramiro, Valladolid)

Rubén Valbuena es uno de los nombres más conocidos del panorama quesero. Y lo es a base de esfuerzo y dedicación, de montar su vida alrededor de la cultura del queso. Su quesería, Granja Cantagrullas, es más una experiencia que un centro de producción alimentaria, un lugar al que puedes acercarte a uno de sus cursos de elaboración de queso y descubrir que, además de los célebres quesos, allí se producen excelentes yogures y mantequillas.
Granja Cantagrullas

El Bucarito (Carretera A-491, Km 12,5. Rota, Cádiz)

17 hectáreas de finca a las afueras de Rota en la que los animales pacen a sus anchas. De ahí viene la leche que El Bucarito utiliza en la elaboración de sus quesos. Se alimentan con cereales de una finca perteneciente a la explotación. Todo queda en casa. El resultado son unos quesos frescos, curados, curados en manteca o en pimentón que ponen a la provincia de Cádiz en el mapa quesero de manera bien visible.

Los Corrales (C/ Extramuros 33. Almedíjar, Castellón)

En Los Corrales llevan 25 años ya elaborando quesos, tradicionales unos y de creación personal otros, a partir de sus propias recetas. Sus quesos quieren ser el reflejo gustativo de una tierra, la Sierra de Espadán, tan desconocida como sorprendente. Su Tronchón es un espectáculo, pero otros como el Extramuros o el Peña Blanca justifican más que de sobra la visita.

Cañarejal (C/ Cárcava, s/n. Pollos, Valladolid):

Cañarejal nacía hace 20 años en la aldea de Pollos para dar salida a la leche del rebaño de la familia Santos. Desde entonces su queso cremoso se ha convertido en un secreto bien guardado entre los amantes del mundo del queso y sus otras referencias, el curado y el queso en aceite han ido ganando adeptos hasta convertir la quesería en uno de esos lugares míticos del mundo del queso español contemporáneo.
Quesería Cañarejal

El Viejo Mundo (La Pripandu, s/n, Bueres. Caso, Asturias):

Cristina, Miguel, Maribel y Carlos fundaron en 2011 esta quesería, en pleno paraje protegido de Redes, para colaborar en la recuperación del queso Casín, uno de los más antiguos de Asturias. Desde entonces se han convertido en uno de los nombres fundamentales del queso asturiano y sus elaboraciones están entre las más apreciadas por los especialistas. Si no conoces el Casín, un queso de personalidad única, el suyo es una gran opción para comenzar.

Molí de Ger (Molí de Ger, s/n. Ger, Girona):

No hace muchos años que Pere decidió montar, en la granja familiar a orillas del río Segre, una quesería que aprovechase la producción lechera de la explotación. Hoy los nombres de algunos de sus quesos, como el Puigpedrós, el Altejó o el Roques Blanques son ya clásicos contemporáneos que han ido creando el concepto de una quesería artesana contemporánea.

Aisa (C/ Tejería, 3. Riezu, Navarra):

Al pié de las sierras de Urbasa y Andía, en la aldea de Riezu, es donde Miguel Aisa decidió hace casi 30 años poner en marcha una quesería como medio de vida, pero también para dinamizar el entorno económico y para potenciar el mercado del queso en la zona. En la actualidad su Idiazabal está entre los más valorados y el pueblo se ha convertido en el lugar perfecto para arrancar un itinerario por las sierras o por el valle de Yerri.
Quesería Cañarejal

Campoveja (Carretera de Matapozuelos, 62. Serrada, Valladolid):

Reconocida con multitud de premios internacionales en los últimos años, la actividad de Campoveja destaca por combinar elaboraciones castellanas tradicionales con otras, que ellos denominan “De autor”, como el Ahumado Viejo o el CCL, dos joyas de la quesería actual. Pero, además, cuentan con una excelente tienda, una pequeña sala de cata y una tienda en pleno centro de Valladolid.

Quesería Cañarejal

Merece la pena visitar estas 8 queserías y probar sus quesos, pero las buenas queserías no acaban en esta lista. Si quieres saber más, en Caminos del queso tienes un buen lugar para empezar a explorar el turismo del queso artesano.

Al preparar este artículo se nos ha hecho la boca agua con:

8 queserías especiales que merece la pena visitar

Queserías que merece la pena visitar

Granja Cantagrullas (Camino del Calvario, s/n. Ramiro, Valladolid) El Bucarito (Carretera A-491, Km 12,5. Rota, Cádiz) Los Corrales (C/ Extramuros 33. Almedíjar, Castellón) Cañarejal (C/ Cárcava, s/n. Pollos, Valladolid) El Viejo Mundo (La Pripandu, s/n, Bueres. Caso, Asturias) Molí de Ger (Molí de Ger, s/n. Ger, Girona) Aisa (C/ Tejería, 3. Riezu, Navarra) Campoveja (Carretera de Matapozuelos, 62. Serrada, Valladolid)

2 Comentarios

  1. Ernesto Mayagoitia 15 septiembre, 2015 at 2:39 pm

    Los felicito por fomentar el desarrollo de la industria láctea y el consumo de los quesos
    Y deseo recibir información de sus artículos
    En hora buena
    Saludos

  2. Fernando BONACHEA arce 15 septiembre, 2015 at 10:03 pm

    Hola muy buenas el contar con gentes con iniciativas y proyectos tan espectáculares es maravilloso y genial porque gente como yo gozamos con experiencias de degustar exquisiteces y otros manjares un éxito

Deja un comentario

Su dirección de email no será publicada. Los campos marcados con * son obligatorios

Te puede gustar también