Los secretos del Mercado de los Mostenses

Nos acercamos hasta el Mercado de los Mostenses para conocer todos sus secretos.

Aquellos viejos mercados de barrio de Madrid habían ido desapareciendo. Los que conocimos un poco más la capital hacia el cambio de siglo, nos encontramos con un panorama de edificios que languidecían, algunos con la reja ya bajada, otros con una clientela que iba envejeciendo y una oferta que tampoco conseguía renovarse.

Pero en los últimos años los viejos mercados madrileños han sufrido una transformación que los ha ido llevando en dos direcciones opuestas. Por un lado está la rehabilitación de mercados que buscan captar público gourmet, más entendido o turistas con ganas de tener una experiencia gastronómica diferente. Es el caso de propuestas ya consolidadas, como el mercado de San Miguel, o de otras, efímeras como el Mercado Isabela, o que se plantean el futuro como un reto ante el que ofrecer algo completamente diferente, como el Espacio Platea, que abrirá sus puertas en unos meses. Pero hay otra vertiente, menos mediática, que resulta igualmente interesante en cuanto se araña un poco su superficie.

P1330552_pSe trata esos mercados de barrio que no han sido renovados y cuyos puestos fueron poco a poco abandonados por sus propietarios al ir escaseando la clientela. Muchas de esas paradas, de esas viejas cafeterías de mercado, pasaron años abandonadas y lentamente han ido recobrando la vida de la mano de comunidades latinoamericanas o asiáticas que han ido ganando espacios en estos viejos puestos comerciales.

UN MERCADO DIFERENTE

Es el caso del Mercado de los Mostenses, a un paso de Callao y de la Plaza de España. Desde el exterior nada hace pensar que dentro de ese decaído edificio de los años 70 se encuentra algo interesante, aunque un vistazo a algunos de los restaurantes peruanos de la plaza podría dar ya alguna pista. Y aunque tras sus puertas sigue habiendo algunas paradas vacías y otras que mantienen su actividad tradicional, está claro que allí hay cosas muy poco habituales.

Empanadas

El Mercado de los Mostenses ha sido recuperado para la actividad comercial por las comunidades ecuatoriana, peruana y china de la ciudad. Las montañas de pak choy, de melones de invierno o de pepinos amargos lo dejan bien claro. Los rótulos en chino refuerzan el mensaje. No estamos en el clásico mercado del centro de Madrid ni ante el local montado para el público gourmet que se mueve por el centro con ganas de experiencias diferentes. Distintas variedades de chiles (o rocotos, según en qué puesto los encuentres), hojas de mostaza fresca, varios tipos de berenjenas asiáticas, verduras de las que ni sé el nombre. Frente a la entrada, una panadería ofrece especialidades bolivianas, ecuatorianas y argentinas.

P1330544_p

En el rincón más oscuro, donde parece que no puede haber mucho más, están dos de las sorpresas más interesantes. En una esquina, un asador ecuatoriano. En la otra, tras la barra de zinc de una vieja cafetería setentera, está la que para mí es la joya de mostenses, el bar de Lili Xu.

COCINA CHIFA DE VERDAD

Lili Xu ofrece cocina chifa, la de la comunidad china asentada en Perú, auténtica. Los precios son realmente comedidos y su clientela es, básicamente, peruana y ecuatoriana. Amigos peruanos me comentan que lo que allí se sirve es comida chifa de verdad, sin pretensiones pero sin adulterar. Y su arroz chaufa, su caldo de camote, sus cau-cau, su mondonguito o su chicharrón de pescado no dejan lugar a dudas. Cocina de raíz, más allá de las modas, sin disfraces, servida en un local estrecho y oscuro y en vajillas sin encanto alguno. Y que, pese a todo, merece una visita porque es uno de esos secretos que la ciudad esconde y de ver en cuando te revela si te mueves atento por sus calles.

Caldo-de-mote

Me  gusta ese Madrid que alterna lo exclusivo y lo canalla, las freidurías de gallinejas con las coctelerías más trendy en azoteas, los mercados gourmet con estos otros, discretos, que están ahí a la vuelta de la esquina dando servicio a comunidades cada vez mayores y más integradas, pero también a aquellos que queramos curiosear y tener una experiencia gastronómica auténtica y, sobre todo, difícil de tener en cualquier otro lugar de España.

Dirección: Plaza Mostenses, 1, 28015 Madrid
Teléfono:915 42 58 38

Fotos: Jorge Guitián

Al preparar este artículo se nos ha hecho la boca agua con:

Los secretos del Mercado de los Mostenses

Los secretos del Mercado de los Mostenses

Aquellos viejos mercados de barrio de Madrid habían ido desapareciendo. Los que conocimos un poco más la capital hacia el cambio de siglo, nos encontramos con un panorama de edificios que languidecían, algunos con la reja ya bajada, otros con una clientela que iba envejeciendo y una oferta que tampoco conseguía renovarse. Pero en los últimos años los viejos mercados madrileños han sufrido una transformación que los ha ido llevando en dos direcciones opuestas. Por un lado está la rehabilitación de mercados que buscan captar público gourmet, más entendido o turistas con ganas de tener una experiencia gastronómica diferente. Es el caso de propuestas ya consolidadas, como el mercado de San Miguel, o de otras, efímeras como el Mercado Isabela, o que se plantean el futuro como un reto ante el que ofrecer algo completamente diferente, como el Espacio Platea, que abrirá sus puertas en unos meses. Pero hay otra vertiente, menos mediática, que resulta igualmente interesante en cuanto se araña un poco su superficie.

1 Comentario

Deja un comentario

Su dirección de email no será publicada. Los campos marcados con * son obligatorios

Te puede gustar también