La ruta del vermú en Malasaña

Bares “manolo”, bares provincianos, bares castizos. Hay cientos de formas para denominarlos, pero son eso, los bares de toda la vida. Y con ellos, y ese ambiente que delata la solera y el paso de las décadas, un producto estrella sin el que no podemos vivir: el vermú.

Es el rey de las tardes y las noches en el barrio madrileño de Malasaña, donde los mal llamados ‘hipsters’ se reúnen para hablar de los dramas juveniles junto con vecinos del barrio que llevan toda la vida ‘bajando al bar a la hora del vermú’. Malasaña es cuna de arte contemporáneo y de las últimas tendencias, pero sus calles no han dejado de perder ese halo de años pasados, y sus bares son su mejor reflejo.

La RAE lo dice, Vermú es licor aperitivo compuesto de vino blanco, ajenjo y otras sustancias amargas y tónicas. Con soda o sin ella, con hielo o no, acompañado de rodaja de limón o sin ella, buscamos los rincones con los mejores “licores aperitivos” del mítico barrio.

La ruta del vermú en Malasaña

 

vermú en malasaña

CASA CAMACHO
No podemos empezar nuestra ruta del vermú por malasaña por otro local. Casa Camacho lleva casi un siglo en la calle Andrés 3, un bar castizo donde el vermú es seña de identidad. Y es que en este local, regentado actualmente por tres hermanos, Santiago, Miguel y Jesús, se inventó una bebida estrella a base de vermú: el yayo. ¿Qué pasa si mezclamos vermú de grifo, ginebra y gaseosa? El resultado es una bebida refrescante que en la tercera ronda puede traernos un dolor de cabeza al día siguiente. Los viernes y sábados Casa Camacho se llena de jóvenes que deciden arrancar la noche con un yayo y aperitivo en este local para continuar la fiesta por el barrio.

 vermú en malasaña

CHAMIZO
El yayo no tardó en exportarse y hoy hay otros locales del barrio donde poder tomar esta bebida. Ejemplo de ello es el bar Chamizo, en la calle San Vicente Ferrer 22, donde las alitas de pollo y los torreznos son aperitivo perfecto para acompañar. Su estética sigue la línea de los bares más castizos, un local pequeñito lleno del encanto de aquello que sabe a “lo de toda la vida”. Con muchísimo bullicio durante el fin de semana, es perfecto para una caña ‘afterwork’ a diario o para reunirte con amigos si toca partido de ‘champions’.

vermú en malasaña

PALENTINO
Es cierto que la estrella del Palentino (calle Pez 12) siempre ha sido el pepito de ternera, pero en este bar, que los fines de semana cuenta siempre con el cartel de Aforo Completo, puedes encontrar desde café a media mañana hasta un cubata de medianoche. Todo a bajo precio y en un ambiente definido por la larga barra metálica donde los jóvenes se hacinan para pedir y los espejos grandes de pared, donde con un vistazo rápido puedes observar la variopinta mezcla social de Malasaña.

vermú en malasaña

LA BODEGA DE LA ARDOSA
Es elegancia de barrio. Y la estrella, el vermú de barril, aunque también te puedes encontrar una amplia variedad de cervezas importadas. En la calle Colón 13, durante los días de primavera y verano puedes ver a la gente disfrutando de su vermú, cerveza o vino hasta en la calle, un lugar elegido para tranquilas conversaciones. Su estética no deja lugar a dudas, lleva el concepto de bodega en su alma -su fundador era propietario de una bodega en La Ardosa (Toledo)- y ese aire de exquisitez propia de las bodegas se respira en cada metro cuadrado.

vermú en malasaña

CASA MARAVILLAS
Este bar guarda la esencia de sus antepasados, desde el techo, a los cuadros de las paredes, las sillas y mesas, o los azulejos. Un sitio perfecto para disfrutar de sus sabrosas raciones, como los huevos con gulas. Y aunque el vermú está presente, las cervezas ganan la partida en un bar con las mejores tiradas de cañas del barrio.

vermú malasaña

CASA DO COMPAÑEIRO
Todo el espíritu gallego en este mítico bar de la calle San Vicente Ferrer, 44. Regentado por un matrimonio, cuelga el cartel de traspaso por jubilación, pero no queremos dejar de hacerle homenaje en este artículo, recordando que es un lugar perfecto para pedirte un yayo acompañado de unos pimientos de padrón. Los azulejos del exterior del bar, desde la primera mitad del siglo XX, definen la estética de un local donde en cada rincón hay algún elemento que nos recuerda que su espíritu es 100% gallego.

vermú en malasaña

Y del concepto “la hora del vermú” nos quedamos prendidos porque son esos pequeños placeres los que nos dan la felicidad, como una quedada con amigos para tomar vermú  y aperitivo. La felicidad de un buen vermú en Malasaña.

Al preparar este artículo se nos ha hecho la boca agua con:

La ruta del vermú en Malasaña

Casa Camacho

Calle de San Andrés, 4, 28004 Madrid Tel.: 915 31 35 98

Comentarios

Deja un comentario

Su dirección de email no será publicada. Los campos marcados con * son obligatorios

Te puede gustar también