Ready for the Super Bowl

¡Por fin ha llegado el día!. Esta madrugada se celebrará el evento deportivo más visto del año. Es la Super Bowl, algo más que deporte. Un espectáculo que paraliza Estados Unidos y parte del resto del mundo. Os preguntaréis que tiene que ver esto con Comida’s. Pues tiene que ver y mucho.

Durante este partido se consumen cantidades industriales de comida y bebida. Más de 5.000 toneladas de snacks, entre palomitas, patatas fritas y nachos. La pizza es otro de los productos más consumidos, más de 3.5 millones y hablamos sólo de Estados Unidos. Pero claro para pasar todas estas cantidades ingentes de calorías algo habrá que beber y ¿cuál es la bebida más consumida? Adivina: es rubia. En este día se consumen cerca de 420 millones de litros de cerveza.

Pero sin duda alguna el producto estrella en un día como este son las alitas de pollo. Las granjas avícolas hacen su agosto el día de la Super Bowl ya que se consumen 1.25 billones -si con b-  de piezas de pollo siendo la alita del pobre pollo la pieza más demandada. ¿Y qué tienen las alitas que nos vuelven locos? Pues no lo se, pero a nosotros nos encantan. Y a pesar de que por la diferencia horaria quizá no sea el mejor momento para darse un atracón de esta categoría nosotros nos lo vamos a pegar. ¿Te apuntas?. Ve metiendo cerveza en la nevera.04_K2F9659
Sólo necesitas autocontrol, un gran babero XXL, buena compañía y por supuesto las alitas de pollo que vamos enseñarte a preparar y que acompañaremos con unas patatas gajo que quitan el hipo. Así que amigos, manos limpias, mente sucia y manos a la masa. Let´s rock!!

SPICY ALITAS
Si optamos por marinar las alitas el día anterior, ganaremos tiempo y sabor, recomendado. Como no será así, empezaremos ya y las tendremos a punto para el pitido inicial. Las patatas las podemos dejar cocidas horas antes, mejor tenerlas ni frías ni calientes.

Asegúrate que las alitas están limpias de plumas, salpimiéntalas a conciencia, sin pudor, y añade los ingredientes de la lista. Puedes cambiar algunos por otros que tengas a mano, por ejemplo limón por naranja o la pasta de guindillas por alguna fresca triturada o cayena. Mánchate las manos, masajea las alitas, impregnando la marinada entre ellas. Utiliza un amplio bol para guardarlas, tapadas con papel film dentro de la nevera durante todo el día.

Saca las alitas 1 hora antes de ponerlas a asar, para que se atempere la carne. Búscate una bandeja profunda y una rejilla que puedas acoplar encima de ella. Llénala de agua, hasta la mitad, y dispón, sobre la rejilla, las alitas escurridas de la marinada. Introdúcelas dentro del horno a 220º C y deja dorar la capa exterior. Ten en cuenta que dorar que no es lo mismo que quemar. Con 30 minutos tendrás suficiente para el primer paso. Durante este tiempo, el agua servirá para dar vapor al asado y evitar resecar las alitas en exceso, consiguiendo un resultado final espectacular.

01_K2F9641

Saca la bandeja del horno con sumo cuidado, da la vuelta a cada alita y vuelve a introducirlas en el horno, esta vez sin agua. Deja que se doren hasta conseguir una preciosa alita arrugada, ligeramente tostada y jugosa en su interior. Mientras tanto, corta las patatas en gajos, con su piel. Embadurna todas con sal, pimienta, mostaza en grano, pasta de ajo y unas 5 cucharadas de aceite de oliva, colócalas en otra bandeja, forrada la superficie de papel de horno. Distribúyelas bien, organizadas y espolvorea a conciencia el queso parmesano y la hierba que más a mano tengas. Abstenerse de hacerse el graciosillo con esta última parte, no todas las hierbas a mano que tengas valen. Mételas en el horno y espera a que se doren.

Ahora viene lo mejor. Sigue rigurosamente este procedimiento y disfrutarás de una experiencia inolvidable: abre una cerveza helada. Coge una alita. Introdúcela en la boca. Saboréala lentamente. Chúpate los dedos concienzudamente. Coge una patata. Vuelve a chuparte los dedos. Límpiate en el amigo más cercano. Bebe cerveza. Coge otra alita y otra patata. Disfruta.

Casi lo olvidamos: los Denver Broncos se las tendrán tiesas con los Seattle Seahawks en el Metlife Stadium de Nueva Jersey. Hará un frío tremendo y os recomendamos que prestéis atención en los Broncos a Peyton Manning, uno de los mejores quarterbacks de la historia de este deporte.

Ingredientes:

Alitas:
-1kg de alitas limpias y troceadas por sus articulaciones (siempre descarto las manitas de las alitas).
-2 cucharadas de azúcar moreno.
-15g de salsa de soja.
-2 cucharadas de cilantro fresco picado.
-40g de zumo de naranja.
-15g de pasta de pimientos choriceros.
-20g de pasta de guindilla thai (hot, hot, hot).
-10g de pasta de tomate concentrado.
-10g de mostaza de Dijon o la que tengas a mano.
-40g de yogurt griego.
-1 cucharadita de pimentón dulce.
-10g de sal.
-3g de pimienta negra.

Patatas:
-900g de patata roja cocida, con su piel, sin abrir, como dios manda.
-8g de sal fina.
-Pimienta al gusto, blanca y negra.
-15g de ajos pelados y machacados, sin piedad.
-10g de mostaza en grano.
-4 cucharadas de aceite de oliva.
-50g de queso parmesano.
-Alguna hierba picada, romero, tomillo, cilantro, perejil, da igual, solo una.

Texto: Juanma Calero y César G. Truco

Fotos: Gastromedia

Al preparar este artículo se nos ha hecho la boca agua con:

Ready for the Super Bowl

Hard Rock Cafe

Si no quieres mancharte las manos o eres de los que prefieren que se lo den todo hecho puedes acercarte a cualquiera de los Hard Rock Cafe que hay repartidos por todo el mundo. Eso sí, las alitas no estarán tan buenas como estas. www.hardrock.com

Comentarios

Deja un comentario

Su dirección de email no será publicada. Los campos marcados con * son obligatorios

Te puede gustar también