¿Qué culpa tiene el tomate? Los de Los Palacios, ninguna

Hay una letrilla, cantada hace años por el grupo chileno Quilapayún, que decía más o menos:

¿Qué culpa tiene el tomate,
que está tranquilo en su mata
si viene un hijo de puta
y lo mete en una lata
(y lo lleva pa’ Caracas,
qué culpa tiene el tomate?)

No sé si otros tomates tienen alguna culpa, pero estoy seguro que los de Los Palacios (y Villafranca, conste por aquello de las susceptibilidades) no tienen ninguna, porque son buenísimos.
DSCF1825
Todos sabemos que los tomates, en general, son eso: buenísimos. Están llenos de licopenos, γ-carotenos, β-carotenos, vitamina-E y otros antioxidantes; tienen propiedades por un tubo y no pueden faltar en ninguna mesa. Muchas son sus cualidades, basta con mirarlo. Todos sabemos también que el tomate proviene de América (disputa sin claro resultado entre México y Perú) y que fueron los españoles los que lo llevaron a Europa y a Asia (vía Filipinas). Todos sabemos, además, que China sigue siendo el máximo productor del mundo, aunque la mayor parte de su producción la dedica a la exportación. Sí, tomates hay en todas partes; claro que no todos son iguales. No me refiero ahora a la gran variedad que existe: corazón de buey, pera, kumato, raf, pera de Gerona, valenciano, gallego, de Teruel, tomatillo… incluso el tomacco, creado por Homer Simpson al mezclar accidentalmente tomate y tabaco. No, yo me refería a otra cosa: por una parte esos tomates que no conocen la tierra, perfectamente redondos, lisos brillantes, idénticos y cuyo sabor tiende de modo infinito al cero. Tomates que tenemos todo el año producidos de manera estandarizada y que duran en la nevera tanto que uno acaba sabiendo que no son tomates (no hablo sólo de los transgénicos). Y, por otra, los tomates del país o de la tierra, como se les llama por aquí.
DSCF1821
Pues bien, por estos pagos, es decir, por Andalucía, tenemos muchas variedades de tomates: desde el raf de Almería, pasando por el morado de la Vega de Granada hasta el tomate de Rota; pero hay que pasar necesariamente por Los Palacios (y Villafranca). Y ahí es donde me he detenido. Recibe popularmente el nombre de “bombón colorao”, y por ahora es marca de garantía, en espera hasta la obtención del marchamo IGP (Indicación Geográfica Protegida, una especie de denominación de origen). Se cultiva desde hace más de cuatrocientos años y a veces se le denominaba como manzana dorado, por su color amarillento. Hoy en día la Asociación de Productores recoge tres variedades de tomates en Los Palacios: genaro, que es la más extendida, boom y matías. La variedad Genaro se produce sobre todo en primavera, pero hay tomates palaciegos todo el año. Son exquisitos, tanto en ensalada como en un buen salmorejo o gazpacho: de sabor intenso, ligeramente dulce y de buen tamaño.
DSCF1806
Hoy podemos encontrar tomates de Los Palacios en la mayoría de los mercados y están ganando un merecido prestigio internacional, pues parte de la producción se dedica a la exportación. Nosotros, que los tenemos tan a mano, ¿cómo no vamos a echarles un tiento si we love Comida’s?
Photo: Ernestina Causse

Al preparar este artículo se nos ha hecho la boca agua con:

¿Qué culpa tiene el tomate? Los de Los Palacios, ninguna

¡YA TENEMOS CERVEZA!

Una American Pale Ale. De 5,8% grados de alcohol y 40 ibus (amargor). Lleva un 10% de Trigo y 90% Pilsen. Es de color amarillo pajizo claro y turbia. Lúpulos Magnum, Chinook y Citra en adicciones tardías para conseguir aromas cítricos y frutales. Es una cerveza veraniega, refrescante y agradable. ¡Nos encanta!

Cerveza artesana COMIDA’S

29,95 €
(IVA incluido)
Caja de 6 botellas de 750ml

1 Comentario

  1. jcgastrobaris 27 enero, 2017 at 5:55 pm

    ¿Quilapayún?, jajaja, no sabía que la cantaran. Esa letra es de un fandango muy popular (en Andalucía Occidental, al menos) cuya letra original es: Tomate, que culpa tiene el tomate, que está tranquilo en su mata, que venga un tío malage y lo meta en una lata. Saludos.

Deja un comentario

Su dirección de email no será publicada. Los campos marcados con * son obligatorios

Te puede gustar también