Partido a partido, comida a comida

Domingo

Algo pasa junto al Manzanares. Baja uno por Madrid Río y nota como un runrún, una vibración en el aire, un no sé qué. Puede que sea la primavera definitivamente estallada, pero yo creo que se trata del ansia de triunfo tantas veces frustrada de los atléticos, que huelen un éxito memorable, inesperado y más que merecido, y transmiten su nerviosa espera mediante misteriosas señales químicas, como abejas llamando a las suyas a defender la colmena del Vicente Calderón.

Están cachondos los rojiblancos, y no paran de cantar las alabanzas del “cholismo”, la filosofía futbolística de Simeone basada en la humildad, el trabajo, las cosas bien hechas sin alharacas y el partido a partido. Lo que quizá no sepan muchos colchoneros es que muy cerca del Vicente Calderón, cerca de la Plaza de Legazpi, justo enfrente del viejo matadero, existe un lugar donde se sigue desde hace muchos años el mismo código del Cholo.

Domingo

Domingo Guerra

La Peña Atlética Legazpi (Plaza del General Maroto, 4) nació en 1954 y permanece en este pequeño local con terraza desde 1975. En 1982, Domingo Guerra se hizo con las riendas del establecimiento y tras un cambio de la normativa sobre las peñas obtuvo la licencia de bar y cafetería. Desde entonces, ha ido levantando una casa de comidas muy de Madrid, con un prestigio creciente basado en el boca a oreja y una “gran relación calidad-precio, creo yo”, como dice con humildad Domingo y puede asegurar este cronista zampón y madridista, que respeta las normas del afable dueño: “Aquí es bien recibido todo el mundo y se puede defender a cualquier equipo, pero se prohíbe hablar mal del Atleti”.

Atun-rojo

Atún rojo a la plancha

¿Se está notando la euforia rojiblanca en la marcha del negocio? Domingo afirma que no, pero sí aprecia que “hay más alegría y la gente está más ufana, aunque aquí no vienen solo socios y seguidores del Atleti, hay de todo: mucho madridista, gente del barrio…”. Y defiende a su plantilla: “Nuestras mollejas de cordero lechal tienen mucho éxito, y la carne también. Nuestro proveedor es un antiguo carnicero del anterior Matadero, ahí enfrente, y no pensamos cambiarlo”. Cometerían un error garrafal, aunque si este merengón pudiera llevarse un plato de la Peña al Bernabéu sería el atún rojo a la plancha, digno de un Balón de Oro.

Un partido triunfal podría comenzar aquí con una tan contundente como refinada ensalada de ventresca, tomate, pimiento rojo asado, anchoa, un aderezo de Pedro Ximénez y un toque de comino que ningún delantero podría sortear. No sería mala idea seguir con el foie de la casa, un canterano asequible que no tiene nada que envidiar a los fichajes más escandalosos. De medio campo para adelante, en la zona de la verdad, las excelentes carnes de la casa y el ya mentado atún superarán cualquier cerrojazo, aunque no descartemos la merluza rellena de gambas. Y para despedirse entre ovaciones pero sin pasarse de chulos, unos miguelitos que se salen. Por cierto, en la carta de vinos hay caldos de prestigio, pero el tinto de la casa es un ribera delicioso y no cuesta una paletada de millones.

Vino de la casa

Vino de la casa

En la Peña Atlética entran ganas de hacerse del Atleti, doy fe.

Photo: Francisco Jódar

Al preparar este artículo se nos ha hecho la boca agua con:

Partido a partido, comida a comida

Peña Atlética Legazpi

Plaza General Maroto, 4
28045 Madrid
Teléfono:914 73 21 94

Comentarios

Deja un comentario

Su dirección de email no será publicada. Los campos marcados con * son obligatorios

Te puede gustar también