Nyotaimori, comer sobre una mujer desnuda

La película ‘Hot Shots’ no iba tan desencaminada. Aquellos huevos fritos con bacon que Charlie Sheen frió sobre el cuerpo de Valeria Golino siguen siendo parte de la ficción, pero en los últimos años una moda japonesa ha empezado a extenderse por ciudades de Europa y Estados Unidos.

Nyotaimori es la tradición nipona de comer sobre el cuerpo de una mujer desnuda. Nantaimori es lo mismo sobre el de un hombre. En concreto, hablamos de comer sushi o sashimi. Inmóvil, la mujer o el hombre que yacen sobre la mesa aguardan a que los comensales vayan degustando los alimentos posados sobre su pecho, su abdomen, sus piernas o su pubis. Sólo una hoja separa la comida de la piel, lo que permite que el sushi adquiera la temperatura corporal. En ocasiones se coloca una capa de plástico. Los modelos, maquillados para la ocasión, se encuentran totalmente en cueros, sólo cubiertos por adornos florales y por pequeñas hojas de árbol.

nyotaimori

El cuerpo ha de ser el de una persona que haya practicado previamente el estar tumbada sin moverse. De hecho en ese entrenamiento se realizan pruebas para comprobar que la persona no se inmuta ante estímulos de frío, para así acostumbrarse a la situación que vivirá después, cuando se coloque el sushi sobre su cuerpo. Será entonces cuando no pueda hacer ni una sola mueca. El cuerpo ha de tener el vello corporal depilado y debe darse un baño especial antes de posar (el agua fría ayuda a rebajar la temperatura del cuerpo) para preservar la higiene durante la comida.

Esta tradición japonesa ha llegado a ciudades como Nueva York, Los Ángeles o Chicago en Estados Unidos y a capitales como París y Londres. En España, el año pasado, un restaurante de Vila-real (Castellón) anunció la apertura de estos servicios, pero finalmente se echó atrás después de que saltase una polémica en torno al carácter sexista que denunció el grupo parlamentario de Esquerra Unida.

nyotaimori

Tanto en Japón como en su versión occidental, los consumidores suelen ser personalidades de la clase alta empresarial del país en cuestión. Hombres, por lo general, ya que la modelo suele ser fémina. Gente adinerada, dispuesta a pagar miles de euros y dólares por almorzar en el cuerpo de una mujer desnuda. Para los amantes de esta costumbre, se mezclan el erotismo de la desnudez, la exquisitez del sushi y el fetichismo del culto al cuerpo, en una moda no exenta de críticas por parte de las asociaciones de género que critican que de este modo la mujer pasa a ser un objeto de diversión del hombre.

Fotos de Nyotaimori Experience


Comentarios

Deja un comentario

Su dirección de email no será publicada. Los campos marcados con * son obligatorios

Te puede gustar también