Entrevista a Armando del Río

“Hay que intentar comer lo más ecológico posible”

 

Le conocemos por series como Hospital Central o Bajo Sospecha. Nos enseñó los entresijos que se cuecen entre familias bodegueras riojanas dando vida a un malo malísimo en Gran Reserva. Nos alegra las sobremesas interpretando a Tomás Contreras en Amar es para siempre y ha participado en títulos tan apetitosos como la película Jamón, jamón o el cortometraje Cien maneras de hacer pollo al txilindrón.

El 12 de febrero estrenó en la sala Mirador de Lavapiés, Danny y Roberta, una obra de teatro en la que comparte escenario con Laia Alemany, con la que además comparte vida y la alegría de haber sido padres de una niña el verano pasado. Armando del Río se pone a los fuegos para dejarnos saber un poquito más sobre él y sus gustos gastronómicos.

¿Cuál es su comida favorita?

Tengo muchas… No hay una plenamente favorita, pero el cordero asado podría entrar dentro de ese top cinco.

¿Dónde come en su día a día?

Depende del día, como todos, en casa o en el trabajo.

¿Qué sitio elige para una ocasión especial?

Un restaurante de ambiente íntimo y en el que tengan un buen chef.

armando-rio-lala-alemany

Entre Danny y Roberta, ¿quién cocinaría mejor? ¿Y entre Armando del Río y Laia Alemany?

Creo que entre Danny y Roberta sería un desastre, quizás algo mejor Roberta pero no los veo buenos cocineros a ninguno de los dos. Entre Laia y yo, somos un equipo, pero yo soy el chef y ella la pinche, aunque ahora es pinche jefe…

Usted mismo dice de su personaje en la obra: Busca en la violencia una forma de salir de sí mismo, es una forma de suicidio”. ¿Cuál sería la última cena de Danny? ¿Y la de Armando?

Uf, supongo que para los dos estaría muy bien una mariscada tremenda con mucho vino y mucho de todo…

¿Café o té?

Café

¿Cuba Libre o Gin tónic?

Gin tónic

Además de actor, también ha sido director y guionista, ¿cuántas ideas han quedado plasmadas en una servilleta de bar?

En servilletas pocas pero en libretas y apuntes de voz unas cuantas. Aunque siempre están ahí, quizás se puedan recuperar en algún momento…

¿Es de cocinar en casa o mejor de salir fuera a cenar?

Me gusta cocinar en casa, con una copita de vino e ir probando toda la comida pero salir fuera también es buen plan. Depende del día…

¿Sin qué capricho gastronómico no podría vivir?

De todo te puedes quitar. Yo me he quitado los lácteos, el trigo y el azúcar. En definitiva, todos los alimentos refinados. Luego es cierto que me pierde un buen foie, pero intento comerlo solo en ocasiones especiales porque, aunque es un manjar, me da cierto reparo la forma de conseguirlo… Los huevos también me encantan. Vamos, me gusta comer de todo.

armando-de-rio-02

Cine, teatro o televisión, ¿Dónde se come mejor?

En ningún sitio (risas). Se come mejor en un buen restaurante.

En Gran Reserva, serie sobre la lucha entre los Cortázar y los Reverte, dos familias bodegueras riojanas, interpretaba a Gustavo, el malo malísimo, casado con Emma, la hija de los Cortázar. ¿Disfruta del vino o es usted más de cerveza?

Soy más de vino. La cerveza me acabó gustando a fuerza de probarla aunque, también depende, hay muchas variedades de cerveza y algunas son exquisitas.

¿A quién le encantaría invitar a casa a comer? ¿Y a cenar a un restaurante?

A un físico teórico como Michio Kaku. A cenar a un restaurante, me gustaría llevar a Tarantino.

¿Qué ha comido hoy?

Ensalada de arroz integral con aguacate y mayonesa hecha por mí, que me sale de muerte…

¿A favor o en contra de las palomitas en el cine?

A favor, aunque son muy indigestas y las venden muy caras.

Actualmente interpreta a Tomás Contreras, un Guardia Civil que se dio por muerto poco después de ir a Rusia como voluntario de la división azul, en Amar es para siempre, una serie de sobremesa. ¿Disfruta usted de ese tiempo de charla o sofá después de la comida o es usted más de comer y salir pitando?

Si estoy en casa me encanta echarme la siesta en el sofá después de comer. En un restaurante la sobremesa con el café, el licor y la charla está muy bien también…

Si El Asturiano existiese, ¿a qué sabría lo que sirven Manolita, Marcelino y Pelayo?

Sin duda a comida casera de esa que te hacía tu madre o tu abuela. Buenos potajes, albóndigas, guisos…mmm

De niño, ¿era bueno comiendo o él último en salir al patio del recreo del comedor?

Era especialito comiendo, la verdad. Lo que me gustaba lo devoraba, pero, lo que no… Supongo que como casi todos los niños. En Navidad, por ejemplo, recuerdo que comíamos siempre cardos y yo los odiaba. Mi madre siempre me tenía que hacer arroz blanco con aceite y ajo. Ahora me encantan. También recuerdo un pollo con salsa que rebosaba del plato y mojaba el pan hasta no poder más ¡me comía medio pollo yo solo! Pero luego, en el comedor del colegio, era un horror. Había algún profesor amargado que te revolvía toda la comida que te intentabas dejar en la bandeja sin que se notara, debajo de la miga de pan, dentro de la servilleta arrugada, y te obligaba a comértela fría y mezclada. Un asco. También hay que decir que la comida era mala y nada atractiva para los chavales. Comer en el colegio para mí era un drama y una lucha diaria.

armando-rio-lala-alemany-2

Un ingrediente que no soporte llevarse a la boca…

La oreja y los callos. Tienen que estar muy bien cocinados para que me los coma. La textura no me gusta nada…

¿Qué es lo más exótico que ha comido en su vida?

Hormigas en el Amazonas que sabían a limón porque se comían la corteza de un árbol que tenía ese sabor.

Unas últimas palabras…

La comida es la base de todo. Si no te alimentas bien, enfermarás. Hay que saber qué alimentos son beneficiosos para la salud. Debería tratarse este tema desde que somos pequeños y así concienciarnos de que hay que comer más vegetales, semillas y frutas. Más proteína de origen vegetal. Se pueden preparar muchas comidas muy ricas intentando mantener las enzimas de los alimentos, cocinando a baja temperatura si es necesario. Las enzimas nos mantienen el sistema inmunológico y nos dan energía. En definitiva, creo que hay que tener mucho cuidado con lo que comemos. Con la carne, por ejemplo, creo que hay que ser conscientes de que mucha está hinchada de antibióticos. En general los alimentos llevan muchos químicos… En fin, hay que intentar volver a la comida más ecológica posible.


Comentarios

Deja un comentario

Su dirección de email no será publicada. Los campos marcados con * son obligatorios

Te puede gustar también