La cocina del futuro, según un ingeniero aragonés

Aunque pueda parecer imposible, la ingeniería también piensa en la cocina y en los fogones. El mejor ejemplo de esto es Francisco Barboza, un aragonés de 30 años que ha sido elegido en Estocolmo (Suecia) uno de los ocho finalistas del prestigioso concurso Internacional Electrolux Design Lab 2013, un certamen en el que la conocida marca de electrodomésticos convoca anualmente a jóvenes emprendedores de todo el mundo para presentar proyectos que ayuden a mejorar los conceptos de eficacia y sostenibilidad en los hogares y cocinas del futuro.

Barboza presentó una creación llamada Kitchen’s Hub y fue elegido finalista junto a otros siete proyectos entre los más de 1.700 candidatos de todo el mundo. Kitchen’s Hub es un dispositivo inalámbrico ideado para reducir el desperdicio de comida y ayudar a los consumidores a llevar una alimentación más saludable.KitchenHup-Spain-Italy-5_pEl diseño de esta máquina tiene cuatro principales aplicaciones: un stock de comida que controla los alimentos disponibles en cada casa observando en todo momento su fecha de caducidad para evitar el desperdicio; un sistema que permite hacer la lista de la compra, mandarla a un smartphone y que automáticamente quede registrada en nuestro dispositivo; un plato nutricional que sugiere una dieta personalizada; y por último, recomendación de recetas según los ingredientes que tenemos en casa.

El ingeniero español se decidió a hacer este dispositivo después de leer varios informes de la FAO en el que se comentaba que el desperdicio alimentario se ha convertido en uno de los principales problemas que afecta a nuestra sociedad. Según estos informes un tercio de la comida producida en el planeta acaba en la basura. En concreto, España es el sexto país de la Unión Europea que más comida desperdicia: 7,7 millones de toneladas, tal y como refleja la Comisión Europea.A1-Concept-1_pBarboza pensó en crear esta máquina ya que “siempre me ha resultado un quebradero de cabeza controlar lo que tengo en la nevera y el momento de consumirlo. Por lo que, desgraciadamente, muchos alimentos se ponían malos y los tenía que tirar. Con Kitchen Hub quería ofrecer una gestión de alimentos de una manera gráfica y fácil y mediante un dispositivo que no fuera un intruso en la cocina”.


1 Comentario

Deja un comentario

Su dirección de email no será publicada. Los campos marcados con * son obligatorios

Te puede gustar también