Raras adicciones

“Nos gusta la comida y nos gusta comer”. Es el primer pilar de Comida’s Magazine. Pero ¿qué pasa cuando te gusta lo segundo, aunque lo primero no sea necesariamente comida? Con la ayuda de My Strange Addiction, aquí están algunas adicciones que tiene la gente a la hora de comer. Y no, esto no es hablar del chocolate o de los aditivos de las patatas fritas embolsadas. Es un paso algo más insólito.

COMER TIERRA
¿Quién de pequeño, en un parque o en el recreo, no ha tragado arena como si no hubiera un mañana? La diferencia entre hacer eso y lo que hace nuestra primera protagonista es que la mayoría de la gente deja de hacerlo cuando tiene cierta edad. La joven Brea, en cambio, ha optado por seguir haciéndolo y ahora, a sus 19 años, ha probado arena de todo tipo. Incluso barras de arena, parecidas a las barras de cereales. Ella dice que le encanta su crujir.

COMER PIEDRAS
“Camarero, este filete es una piedra, hágamelo otra vez”. La de veces que pasa eso cuando no vas a comer al sitio adecuado. Para Teresa eso no tendría por qué ser un problema, ya que ama comer piedras. Esta vecina de Virginia, EEUU, lleva comiendo piedras unos 22 años. Cada día. Así prueba “el sabor de La Tierra”, dice. La que más le gusta contiene siete minerales, que pica con un martillo en mil trozos para saborearlos como quien pela y come pipas en un estadio de fútbol. ¿Qué cómo están sus dientes? Como una roca, es de suponer.

COMERSE EL PELO
Entre morderse el pelo por los nervios ante un examen y el siguiente caso hay un salto importante. Haley, de Flint, Estados Unidos, tiene 22 años, una hija y una necesidad compulsiva de comerse el pelo, fruto de la Trichotillomania. Se lo arranca y se lo come, sin más. Se está quedando calva, obviamente.

COMER GOMAESPUMA
El problema de comer gomaespuma es que te quedas sin almohadas en casa demasiado rápido. Adele se come un cojín al día, no es difícil hacer cálculos. ¿Quién quiere reposar la cabeza pudiendo comer un buen trozo de la gomaespuma con la que está hecho?, es lo que debe pensar esta mujer, que lleva haciendo esto desde niña, según dice. Por lo que parece, ella sigue comiendo gomaespuma a pesar de lo dañino que es para su aparato digestivo.

COMER PAPEL HIGIÉNICO
Muchos habréis pensado en el olor del papel higiénico. Algunos atraen, otros son agradables y otros, simplemente, no dicen nada. Pero, ¿y el sabor? Kesha, a sus 34 años, ama comer papel higiénico. Siempre lleva un rollo encima por si le entra el hambre. ¿Su sitio favorito para degustar esta, para ella, delicia culinaria? Los cines, donde nadie presta atención a lo que hace el de al lado.

COMER CENIZA DE CIGARRO
“¿Ese cigarrillo es tuyo? Ehmm ¿te lo vas a comer?”. Cuando llega ese momento en una relación es hora de plantearse a quién tienes enfrente. Bianca encuentra un sabor delicioso donde pocos lo harían: en las cenizas de los pitillos. Como quien prueba con el dedo un plato recién preparado, ella moja la yema en ceniza y se la lleva a la lengua, la cual es negra gracias a su adicción. Y así desde hace cuatro años. Lo mejor de todo es que ella ni siquiera fuma, es malo para la salud, dice.

COMER CRISTAL
Cuando Josh empieza a morder el cristal de las copas no es por las ansias de acabarse el champán. Es porque, directamente, a este joven de Ohio le gusta más el envase que el contenido. Comerlo, dice, es como masticar un chicle. Cuando no tiene copas delante, su adicción se solventa rápidamente rompiendo una bombilla que después ingiere. Reconoce, al menos, que se ha roto los labios de vez en cuando. Si es duro tener piedras en el riñón, no quiero ni pensar lo que puede ser llevar cristales rotos dentro.

Como es de suponer, desde Comida’s Magazine no se recomienda comer ninguna de estas cosas porque la mayoría, si no todas, pueden dañar al organismo. No hay que perder de vista que My Strange Addiction se trata de un programa de entretenimiento de EEUU, donde todo puede ser al mismo tiempo, real, falso y todo lo contrario.

¿Tienes alguna rara adicción? Cuéntanosla!


Comentarios

Deja un comentario

Su dirección de email no será publicada. Los campos marcados con * son obligatorios

Te puede gustar también